domingo, 30 de noviembre de 2008

Hoy no hace menos frío, es que se construye mejor

Hace ya frío. Se acerca la hora de hibernar.

Con independencia de lo que opine el amigo Ánsar sobre el cambio climático, a poco que se descuide uno se queda como el famoso santo del altozano.

Famoso "santo del altozano"

Un hecho incontrovertible es que las cigueñas dejaron de emigrar y pasan el iunvierno entre nosotros. ¿Es esto una prueba de que tal cambio existe y nuestros inviernos son cada vez más cálidos o benignos?










De ninguna manera. El que las cigüeñas se queden simplemente significa que construyen mejor sus nidos, con mejores materiales, haciéndolos más confortables.











Trujillo constituye un observatorio de excepción para observar a estas aves, -aunque la última vez que estuve me pareció que habían desaparecido muchos nidos-. Al ir subiendo hacia la parte alta de la ciudad se contemplan numerosos nidos desde arriba, quedando así a la vista la intimidad del hogar de estas tímidas aves. Pues bien, el fin de las migraciones de las cigüeñas ha coincidido no con un aumento de la temperatura invernal, que por ahora es insignificante, sino con la proliferación de las grandes superficies comerciales.

En mi visita a Trujillo pude apreciar, aunque no fotografiar, que los nidos de cigüeña están hoy primorosamente tapizados en su interior con bolsas de hipercor, carrefour o continente, según la zona: impermeable y calentito. Se acabó el tener que viajar kilómetros en busca de buen clima.

Lo curioso es que el reino vegetal parece disponerse a copiar el descubrimiento; este árbol que comienza a hibernar junto a mi ventana reemplaza sus hojas muertas o moribundas con una bolsa del cercano Lidl. Veremos más.


Lo importante no es que venga o no un cambio climático, sino que sepamos adaptarnos a él.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Desnortado

Cuando uno está lejos de casa, casi todo se vuelve nostalgia, y prisas por volver.




Quizás alguien me pueda aclarar este espejismo en el que Almendralejo y Granada se encuentran en la misma dirección, y porqué son los destinos señalados.
Entretanto dejo algunas otras ilusiones visuales para el eventual visitante ocioso.













Hasta pronto

martes, 25 de noviembre de 2008

Ssssshhhhhhhhh...

video

El de la risa innumerable...

lunes, 24 de noviembre de 2008

Horrores...del pasado?

Demasiado difícil de afrontar
Arthur L. Caplan, PhD

"Aunque el origen de la bioética se coloca en el Holocausto, esta disciplina relativamente joven no ha explorado aun con seriedad la conducta de los médicos y científicos alemanes que intervinieron en los experimentos con humanos. Nos encontramos a gusto en la creencia de que los individuos implicados en esos sucesos estaban locos o eran el mal, a diferencia del resto de científicos y médicos. Sin embargo, lo que nos parece obvio es que esos profesionales eran personas cultas y capaces, miembros de una sociedad sofisticada tecnológicamente, que creían que se estaban comportando moralmente dentro del contexto de su situación socio-política. Los primeros acusados en Nuremberg fueron médicos y funcionarios de salud pública. Un análisis de las transcripciones del jucio proporciona datos acerca de lo que llevó a estos científicos a participar en experimentación con humanos y en asesinatos en masa, y del soporte ético que adujeron para cometer una tropelías sin parangón por su inmoralidad en el campo de la biomedicina. La bioética tiene que seguir prestando atención a esas ideas y someterlas a una estrecha vigilancia."

J Am Acad Psychiatry Law 33:394–400, 2005

Parece claro que en Alemania, durante el régimen nazi, muchos médicos y otros biocientíficos, bien integrados en aquella sociedad, aprovecharon el material humano “de mala calidad” del que disponían ampliamente para llevar a cabo cualquier experimento que juzgaran de interés, sin la menor traba ética.
Los experimentos se pueden asignar a tres grupos, los relacionados con situaciones extremas: -inmersion en agua helada y posterior recalentamineto, sometimiento a bajas presiones o hidratación con agua de mar-, los relacionados con la genética -los gemelos del Dr. Mengele-, la inseminación y la esterilización –y por ende con la raza-, y una miscelanea como los dedicados al mejor tratamiento de las heridas o los venenos.

En todos ellos se utilizaba a los humanos como cobayas –claro que eran humanos despreciables, judíos, gitanos, gente del este- sin reparar en el daño que se les causaba, ni por supuesto pedirles permiso

Experimento de congelación en Dacahu

Con todo, algunos de estos experimentos podían haber aportado información verdaderamente útil; en los de congelación, -dirigidos a ensayar la mejor forma de recuperar a los pilotos que caian en las aguas heladas del báltico-, se enfriaba a las víctimas en tanquetas de agua helada mientras se medían sus constantes vitales, durante periodos de distinta duración, y luego se valoraba si se recuperaban mejor dejando que se recalentaran por sí mismos o forzando el recalentamiento incluso en hornos. Si proporcionaron información útil ¿debe aprovecharse esa información sin considerar la forma intolerable como fue obtenida?

Esterilización

Este es un dilema de calado ¿cómo respetamos mejor a las víctimas, silenciando y olvidando estos experimentos, o sacándoles partido, si lo tienen? El debate se cierra en gran medida porque la investigación era de muy mala calidad; presionados por los políticos los investigadores falseaban los datos, o incluso a veces eran los propios carceleros quienes se apiadaban de las víctimas y transgredían el protocolo del estudio; si había que enfriar a -60º, compasivos con las víctimas dejaban la temperatura en -10º. De esta forma, los resultados no sirven para nada.

Tras la guerra, algunos científicos que habían hecho su carrera aprovechando la laxitud de las barreras para la experimentación humana, Julius Hallervorden y Hugo Spatz profundizaron en el estudio de una enfermedad neurológica degenerativa que lleva su nombre –enfermedad de Hallervorden-Spatz- mediante el uso de cerebros de cadáveres proveniemtes de las campañas de “preservación racial”. El clamor para que ese epónimo desaparezca de la historia es casi unánime.

Dr. Mengele

La reflexión sobre este oscuro periodo de la historia abre tres preguntas fundamentales:

¿Puede esto volver a repetirse? El Profesor Caplan nos sugiere que sí, y por eso hay que estar vigilantes; la Declaración de Helsinki pone hoy estrictos límites a la experimentación en humanos.

¿Debieran usarse los resultados de los experimentos nazis, si alguno de ellos aportase información relevante?

¿Se parece en algo lo que ocurrió en ese periodo con lo que hoy ocurre -tolerancia al aborto, manipulación de embriones, selección genética de embriones con fines de tratamiento, clonación, defensa de la muerte razonable...- como dicen la derecha y la iglesia?



Notas.-

1.- Caplan AL. Too hard to face. J Am Acad Psychiatry Law. 2005;33(3):394-400. http://www.jaapl.org/cgi/reprint/33/3/394

2.- La foto del cartel nazi corresponde a: Villarejo A, Camacho A. Los neurocientíficos en el Tercer Reich. Neurología 2008;23(2):126-135

3.- Declaracion de Helsinki:
http://www.cemic.edu.ar/descargas/declaracion_helsinski.pdf

4.- The Ethics Of Using Medical Data From Nazi Experiments
By Baruch C. Cohen
http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/Judaism/naziexp.html

viernes, 21 de noviembre de 2008

La fatiga de los materiales

Esta chica no es una persona, es un personaje. Ni la conozco de nada, ni nada tengo contra ella.

Me vino a la memoria al pasar por Almendralejo y parar en El Paraiso, un restaurante donde se dice que celebró el banquete de su primera boda, civil, no válida para Don Rouco. Me habían dicho que había una placa conmemorativa, pero no la encontré, ni me atreví a preguntarlo. Hay quien dice que aquello nunca ocurrió, porque nadie ha visto testimonio gráfico alguno. Y eso es muy raro para una boda. Otros dicen que en cuanto se oficializó su relación con el heredero, decenas de policías peinaron el pueblo- ciudad “aconsejando” entregar cualquier foto o video de la celebración.
Dicen que el personaje, en aquella primera boda, casó con un profesor suyo de instituto, profesor de literatura precisamente, como Joselu [http://olahjl2.blogspot.com/], después de muchos años de relación –es común enamorarse de un profesor, menos común materializarlo-, aunque el matrimonio apenas duró unos meses. La sentencia de divorcio está custodiada en una caja fuerte ex-profeso en el juzgado de una población cercana a Madrid. Él, tras unos breves días de estrellato mediático cayó en el olvido, aunque aún publica libros. Niega que su silencio tenga un precio.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=365648


Después del divorcio el personaje viajó a Méjico, donde fue inspiración de un pintor para el que posó. Fue portada de un disco de Maná.


A su vuelta trabajaba como locutora de TV cuando fue invitada a una cena a la que asistía el heredero; dicen que fue él quién lo pidió, y junto a él le sentaron; ella le hablaba de la modestia del piso de 90 metros cuadrados en el que vivía con su pareja, otro periodista, y él le hizo un guiño, proponiéndole acomodar todo ese piso en su propio dormitorio, o incluso en el vestidor, sin pareja dentro, claro. Ella entendió la propuesta y compatibilizó a los dos por algún tiempo, pero no se lo pensó mucho. Eso sí, no quería ser amante, sino esposa.


Al heredero su abuelo le había dado el machista consejo de que “nunca nadie pudiese decir que se había acostado con la reina”, pero él no hizo caso, porque ¿quién lo puede decir si se borran todas las huellas del hecho?


No se sabe si son felices; ella ha sufrido desgracias familiares, y parece descontenta, insatisfecha; no se cambia uno de nariz en vano.

Dicen que tolera mal las burlas a su familia –política-, a cuyos miembros acusa en la mesa camilla de la Zarzuela de güevones cuando aguantan estoicamente los agravios, los abucheos y las quemas de fotos con profesionalidad. Dicen que no hubiese habido querella contra El Jueves si no hubiese sido por su indignación.

Dicen que ha sacado a su suegra a la calle, ¡que bien!; su suegra no lo ha soportado y ha enloquecido ante los ojos indiscretos de una infiltrada del Opus Dei.

Todas las personas tienen pasado. No poder compartirlo, tener que borrarlo o suprimirlo, es una anomalía que tiene que tener su coste. Eso les ocurre a algunos testigos protegidos, y no lo pasan bien.

Aunque nada tengo ni contra ella, ni a su favor, le tengo afecto y no me gusta verla sufrir, ni imaginarla sufriendo. Que vuelva a casa por Navidad, que ese es el verdadero final feliz de los cuentos de hadas en los países donde las hadas no existen.

Pero no hay que venirse abajo. Estos materiales fatigados por el reciclaje pueden al final llevarnos a la Eva tentadora, a la Eva embaucadora, a la Eva primigenia, que se dejó a su vez tentar y seducir por la serpiente. ¿Es la serpiente el maligno? Quien lo diría, después de enamorarse de ella en el blog de Frikosal [http://frikosal.blogspot.com/2008/11/conocer-la-serpiente.html]...

P.S.- Todas las imágenes proceden del internet, dos de ellas retocadas.