miércoles, 24 de diciembre de 2008

De las Saturnales y otras Fiestas y Ritos

Como hemos dicho muchas veces, nuestro cerebro es la base y el sustrato de todo “lo nuestro”. Konrad Lorenz, el etólogo austriaco laureado con el Nóbel de medicina, desarrolló la teoría del imprinting, o la impronta: el cerebro de los animales aprende en primer lugar y con facilidad lo que está diseñado para aprender. Si un pato al salir del huevo ve algo moverse, algo que prácticamente siempre es su madre, adopta a ese algo como madre, lo sigue y espera todo de él. Konrad hubo de ahijar a la gansa Martina porque en esos minutos decisivos en los que se crea la impronta fue a Don Konrad lo que vio, y ya quedó establecido como referente materno: solo a él seguía, y solo de él esperaba cuidado y alimento.



Las patos son animales tremendamente rituales. Lorenz cuenta la siguiente anécdota: todas las tardes salía con Martina a pasear; al volver a casa la gansa había adoptado el ritual de dar un ceremonioso paseo circular en el zaguán antes de subir la escalera hacia las habitaciones, situadas en un piso superior; una noche, mientras volvían del paseo, se desencadenó una tormenta, llegaron corriendo y calados, y ambos se lanzaron escaleras arriba buscando toallas y calor. A la hora de dormir no había quien calmara a Martina, que no paraba en su cajón, totalmente inquieta; finalmente Konrad abrió la puerta de la habitación y vio como la gansa bajaba la escalera, llegaba al zaguán, daba ostentosamente su cotidiano paseo circular, y subía de nuevo para dormir, ahora tranquila.




Rituales diversos.










Ceremonias de apareamiento.

Los rituales conforman el esquema de nuestra vida, aunque no lo percibamos, y esto lo compartimos con otros muchos compañeros animales en este mundo. Rituales para nacer, para crecer, para madurar, para reproducirnos, y diversos mojones colocados en el tiempo cíclico, como si quisiéramos con ellos huir del tiempo longitudinal que desgasta y envejece, y adoptar para nosotros el tiempo circular que repone y revive.


Apareamientos propiamente dichos.




Pero ese tiempo circular es en realidad un tiempo en círculo espiral, cada vez más cercano a su centro.

Los ritos, por otra parte, nos dan seguridad al afianzarnos en el carril que nos resulta conocido, y nos evitan aventuras y frustraciones. ¿Tienes algún ritual cuyo incumplimiento te impida dormir, o por el contrario te puedes mover libremente sin el andamiaje de los ritos? ¿No lo tienes? ¿Estás seguro?


FELIZ 2009

22 comentarios:

frikosal dijo...

¿Tienes algún ritual cuyo incumplimiento te impida dormir?

La siesta es muy importante en mi vida.

Aporto un apareamiento, aquí

Felicidades etc, en la medida de lo posible.

Pantagruel dijo...

Gracias por tu hermosa aportación. Hay más, no menos interesantes, en recientes entradas sobre libélulas en tu blog. No estoy seguro de que la siesta sea un ritual. Una de las características de los rituales es que son innecesarios, o superfluos.

Joselu dijo...

Me encantan algunos ritos, los que elijo yo. Esta noche tengo uno familiar y lo sobrellevaré con dignidad aunque no sea de los escogidos. Pensaré en vosotros un poquito cuando brinde con cava. Escribir un post tan psicalíptico en esta fecha es toda una declaración de principios. Take it easy.

Pantagruel dijo...

Joselu, he repasado la entrada y apenas encuentro psicalipsis en un tercio de su contenido. La introducción y el epílogo van en otras direcciones. En fin, en todo caso there are no children around.

Belén dijo...

Para rituales, los de levantarnos, lo llevo observando que cada uno tiene sus historias... que si hacer pipi, encender el ordenador o rascarse los huevos ;)

Besicos

Antonio dijo...

Soy agnóstico. No doy para más, pero me encanta el ritual de la iglesia católica. Qué le voy a hacer.

Saludos.

A.

Maritoñi dijo...

Mi ritual es masturbarme antes de dormir!

Anónimo dijo...

¿Qué hacemos en cada momento sino ejecutar ritos? Al menos, todo lo relacional, está empedrado de ritos.

Lo de que son innecesarios es más peliagudo, tal vez podemos decir que son alternativos, que los ritos no están predefinidos.

El ejemplo más significativo que se me ocurre es la vida en pareja, los ritos nos hacen previsibles y, si al final pueden ser fuente de agotamiento de la relación, por otra parte aseguran una relación sin roces mientras dura.

Aunque creo que Panta se centra más en los ritos propios, para con uno mismo, como el del ganso. No sé si merecen el nombre de ritos las prácticas personales repetidas por razones técnicas, ejemplo las operaciones en el wc, de las que pienso se podría escribir un tratado, o bien los hábitos como tomarse un vaso de leche antes de irse a la cama, que se supone que se hace por una razón concreta, no por simple repetición.

Feliz rito de entrada y salida de año a todos, incluida Zinquirilla.

ID

Pantagruel dijo...

Belen, me inquietan los rituales que mencionas, en particular el de rascarse los huevos, que supongo que conoces como simple observadora ;-)

Antonio, los de la iglesia católica eran rituales, más bien ceremonias, muy perfilados por el paso del tiempo. Formidable puesta en escena y coreografía. Lamentablemente vino el Vaticano II y se los llevó por delante, entrando en las iglesdias y parroquias la triste música del guitarreo folk con voces juveniles poco afinadas. Menos mal que el para Ratzinger va a frenar a tiempo esta decadencia, evolviéndonos el latín y la música de Mozart.

Maritoñi, ese ritual no es tal, sino pecado nefando que llevará tu médula a la desecación. Y por cierto, qué dice tu pareja de ese vicio?

Anónimo ID, que los ritos sean benévolos con nosotros, sin desgastarnos más de la cuenta. Con Zinqu.. bueno, con la innombrable también.

Antonio dijo...

Tienes razón. Nada como un presbítero oficiando en latín de espaldas a los fieles.

Saludos

Pantagruel dijo...

Escrito por la innombrable en el blog de Antonio: "Lo que esa persona hace en la blogosfera en la vida real se llama acoso."

El considerar que entrar en un blog y dejar comentarios críticos sería "acoso" en la vida real da la razón a quienes piensan que las leyes sobre violencia doméstica son injustas porque con su unidireccionalidad, asimetría y ausemcias de garantismo dan pie a que mujeres desalmadas hagan mal uso de ellas, usándolas de forma falsa y torticera en su propio beneficio.

Innombrable, no tienes tú la vara de decidir lo que es insulto y lo que es crítica, y te lo repito: si hay visitas que no te gustan en tu blog, restringe el acceso; claro que no contarías tantas visitas, objetivo fundamental de ese blog, lleno de contadores y de instrumentos de espionaje..

Soportándome dijo...

Maravilloso Lorenz y su impronta. Y sus desvaríos fotográficos pantagruelicos. Saludos!

Novicia Dalila dijo...

Acabo de darme cuenta de que soy más simple que el copón. Por más que me observo y repaso mis días normales no encuentro ni un solo ritual, ni manía... lo único ir a miccionar (nótese lo fisna que soy) cuando me levanto de la cama... Lo demás, aunque intento llevar un orden, me lo salto cada 2x3... Cuando llego al curro, que soy la primera, no enciendo la luz/calefacción/ordenador... etc nunca en el mismo orden.... Ya me estoy preocupando y no he llegado ni a las 8 de la mañana... :S Voy a seguir pensando porque tengo que encontrar algo que haga cada día/mes/año exactamente igual que siempre...
Se te han olvidado los rituales para morir, que también los hay...

Un beso y Feliz 2009 para tí también. Y para todos :D

Paco Centeno dijo...

Los rituales son algo muy presente en nuestras vidas. Yo, cada vez que voy a dar una charla, congresos, seminarios, etc, tengo que llevar mi "libretita de notas", aunque yo no pueda tomarme notas a mí mismo. O cuando hago inmunoprecipitaciones, los lavados los tengo que hacer con la pipeta de siempre, y no uso otra.
Y ya dejo, que hay más ritos. Somos animales rituales, sin duda.
Felices fiestas

Malo Malísimo dijo...

Pues no sé, ritos lo que se dice ritos, pues eso, que no sé, pero manias... joder, que ¡montonazo!
La más mejor la del vodka-martini. solamente uno, con su aceitunita, en casa y cuando no están los críos. ¡Que gozada!
Panta, ¡hacía tiempo eh...! no podías resistir no sacarlo...¡está guapetón! el de su izquierda es el del negociete de Adif ¿no?
Por cierto, ¿qué le pasa al jirafo?
¿La burra es consentidora o es que está alucinada?

Antonio dijo...

Panta: he dictado sentencia. Lo cual te comunico a los efectos oportunos.

Pantagruel dijo...

Lorenz me parece muy interesante; es cierto que fue controvertido en algunos aspectos por lo que le tocó vivir, pero creo que salió sinceramente ileso. Las fotos, desvaríos, efectivamente, Soportándome.

Novicia, los rituales para morir no los nombré, pero aparecen en las imágenes. Busca, que seguro que algún ritual tienes, y si no, pues bendita seas también.

Paco, yo tengo un reflex hammer que me dieron cuando era residente, y que he llevado conmigo desde entonces; un día lo retiré de la circulación y lo dejé en una cartera porque temía perderlo y que entonces mi suerte cambiara. Un día cogí esa cartera para un viaje y me querían requisar el hammer en el control de seguridad -es de goma con el mango metálico, decían los guardias que si se desmontaba, el mango era un arma, me cago en la leche-. Monté un pollo tremendo, sobre todo porque estaba seguro de que si me quitaban el cacharro el vuelo sufriría alguna catástrofe. Me dejaron pasarlo.

Malo, me parto de risa con tus comments. Yo creo que la burra alucina y consiente; no se va a ver en otra así. Y si que está guapo en esa foto, y su señora y su hija también, y hasta su yerno, que renunció a una brillante carrera política para ser el manager de su suegro, al que le veía mucho futuro; ahora que para guapos, guapos, los novios.

Antonio, ya te he respondido en tu blog. Te aviso: no esperes la menor muestra de sentido del humor por parte de la parte demandante de la primera parte.

Anónimo dijo...

Magnífica la foto del bivalvo engullendo a su presa mientras la distrae con su ojo falso.

Merecía un comentario antes de cerrar el post. No me he podido contener...

ID

Pantagruel dijo...

Anónimo ID, me alegro de que no haya pasado desapercibida esa imagen. La crispación de la mano expresa bien a las claras que el dueño de la presa -la víctima- ha advertido el peligro cuando ya era demasiado tarde.

panterablanca dijo...

Soy muy ritualista. Los rituales me dan sensación de orden en el caos de la vida, pero de todas maneras, de vez en cuando es bueno saltarse el ritual y hacer las cosas de otras maneras.Resulta refrescante y es bueno para el cerebro.
Besos selváticos.

Pantagruel dijo...

Pantera, de vez en cuando es bueno saltarse hasta los semáforos.

Susana dijo...

He vueltoooooooooooo...
Bueno, yo soy un desastre, no tengo ni rituales, ni orden ni concierto y por mucho que repase lo que hago igual todos los días lo único que me sale es dormir, comer, fumar , ir al baño y... aunque eso no creo que sean rituales sino más bien necesidades. Por no seguir no sigo ni las indicaciones del pediatra que me dice que la nena debe tener unos horarios fijos. La pobre hay veces que me persigue por la casa diciendome ñam,ñam...
Saludos a todos, se acabaron las fiestas y ya estoy aquí otra vez...ahora a leer y a ponerme al día.
Por cierto Panta, has estado trabajador eh.