martes, 7 de octubre de 2008

De causas y culpas, de engaños binarios

Una de las tareas intelectuales más difíciles, -tanto en la vida diaria como en la investigación científica-, es el establecer relaciones causa-efecto. Todos hemos estudiado que hubo pensadores provocadores -John Locke, David Hume- que incluso negaban la relación de causalidad -si yo le pego a Ud. una bofetada y le duele no piense que le ha dolido la bofetada, sino que le hubiera dolido la cara de todas maneras y ha sido una simple coincidencia-, venían a decir. Dicho así parece muy burdo, pero si se piensa a fondo no es ninguna tontería. Veamos algunos ejemplos. El célebre de la araña: un observador coloca una araña sobre la mesa, le ordena que camine y ésta lo hace; le va arrancando una a una las patas, y ve que cada vez obedece con mayor dificultad, hasta que una vez arrancadas los ocho patas la araña deja definitivamente de obedecer; el observador concluye: cuando a una araña se le van arrancando patas, va perdiendo el oído, y cuando se le cortan las ocho, se queda completamente sorda.

Eso es un chiste, dirán algunos, pero más que un chiste es una parábola. Imaginemos que se están buscando estigmas corporales asociados al cáncer de pulmón; se encontrará que muchos de los enfermos tienen los dedos de las manos amarillentos, especialmente índice y medio. Es más si buscamos gente con los dedos amarillentos y gente con los dedos limpios todos ellos sin enfermedad, y los seguimos en el tiempo, encontraremos que los de los dedos amarillos desarrollarán un cáncer de pulmón con más frecuencia que los otros. De alguna forma dedos amarillos y cáncer de pulmón van juntos, y el tener los dedos amarillentos precede a la aparición de éste. ¿Sería lícito concluir que lavándose bien los dedos se previene el cáncer de pulmón? Evidentemente no. Aquí hay un factor oculto, una factor de confusión, que es el tabaco, relacionado a la vez con el cáncer y con los dedos amarillentos, pero si no lo sabemos, o si no lo tenemos en cuenta, llegaríamos otra vez a conclusiones erróneas.

Otro ejemplo: se hizo en Alemania un estudio para ver la incidencia de suicidios y se vio que la tasa era más alta en los estados protestantes que en los católicos; es lógico, se pensó, la religión católica protege contra el suicidio. Así se creyó hasta que se estudió el asunto más a fondo desagregando los datos: la tasa en los estados protestantes era más alta, pero quienes más se suicidaban en ellos eran los ciudadanos católicos.


Nos engañan los sentidos, nos engaña la lógica, así que alerta, mucho cuidado antes de culpar a algo o a alguien de nada. Ni siquiera a nosotros mismos.


Este último dibujo es la clásica demostración del engaño binario; nuestro cerebro ha de elegir, o la vieja de perfil con la toca, o la joven en escorzo, con la pluma en la frente y la gargantilla. De ninguna manera las dos simultáneamente. Es imposible ser rojo y facha a la vez, ateo y creyente, de ciencias y de letras... ¿o no?

23 comentarios:

Ricardo dijo...

Después de leer bien todo, debo decirte que mi mente está tan deformada, o no, que veo una y otra vez a la vieja y a la joven a la vez; debe ser cuestión de la edad. Quizás con la edad se supere el engaño binario.

En cuanto a tu afirmación y pregunta final a la vez, sobre las imposibilidades que citas, te pido yo que me digas -si lo crees oportuno, claro está- a qué rojo y facha te refieres; vamos tu definición de ambos. En el ateo y el creyente, totalmente de acuerdo y en ciencias y letras: ni hablar de la peluca. Conozco cienes y cienes de personas enamoradas de ambas. Seguro que tú conoces a otras tantas.
¿He estado comedido?. Un saludo

Likuid dijo...

Enhorabuena por este blog, lo uno al carrusel a visitar a diario. Y gracias por los consejos, huyo despavorido ipso-facto.

Pantagruel dijo...

Ricardo, para la inmensa mayoría de la gente es imposible hacer movimientos "independientes" con las manos, -por ejemplo mover una arriba y abajo mientras se mueve la otra horizontalmente-. Prueba. Sin embargo, los músicos por ejemplo son capaces de superar esa limitación en el piano, en la percusión, en el cello... Con entrenamiento todo -o casi todo- es posible. ¿Te has entrenado tú para sortear el engaño binario? ¿Ves a la anciana y a la joven a la vez, o pasas rápidamente de una a otra? porque no sería lo mismo.

Lo de rojo y facha lo voy a dejar reposar, en lo de ateo y creyente estamos de acuerdo, y en lo de ciencias y letras, conozco a gente que ama las dos ramas del saber, pero quien se mueve con soltura en una, naufraga -más o menos- en la otra.

Likuid, gracias. Yo ya he hecho lo mismo.

Belén dijo...

Muchas veces se llegan a conclusiones erróneas en cuestión de ciencia, pero es que el método científico de causalidad en ocasiones, está un poco desfasado...

No me voy a poner yo a divagar sobre métodos científicos, porque para nada soy la mas indicada, pero muchas veces se hacen estudios de parámetros que se miden a lo largo del tiempo, el peso, la estatura, el dolor... y quedan muchos otros parámetros que quizá si hagan que puedan cambiar esos parámetros, la emoción, el amor, el positivismo...

Los métodos cualitativos todavía están en pañales,pero no es tan simple como la causa-efecto, si que deja cierto rasgo que puede hacer que en vez de dos pueden ser tres.

Besicos

Ricardo dijo...

Pantagruel, soy un bicho raro, aunque si lo hago supongo que me habré entrenado sin saberlo. Acabo de hacer lo de las manos. Buen día.

Pantagruel dijo...

Belén, es cierto que las variables cualitativas pueden dar mucho juego. Las que propones son muy difíciles de medir -emoción, amor, positivismo- entre otras cosas porque con muy complejas.

Ricardo, hazte un viedo de lo de las manos, me lo mandas y lo cuelgo.

Buen día a todos.

Anónimo dijo...

Me gusta lo de medir variables cualitativas ¿no hay ahí una contradicción de base?

Por otro lado quería dar una respuesta personal a tu dilema "esistencial" de la entrada anterior. Lo hago en esta otra porque la anterior encontraba ya algo saturado el ambiente.

Personalmente considero que el editor de un blog debe participar lo menos posible en los debates que se desarrollan en los comentarios si no quiere coartarlos o capitalizarlos. Es tentador responder o establecer diálogos con los lectores pero creo que al final es una mala práctica.

Lo digo como simple consejo personal, lo que decidas hacer es asunto tuyo y no va a cambiar mi apreciación sobre tu blog que, de paso, te confieso positiva ("va de soi" pues te leo).

Esther dijo...

Un buen post que hace reflexionar ,pues la relación causa efecto hay que tenerla siempre en cuenta.En el ejemplo de la araña casi que tenían que haber pensado que más que sorda es que le habían imposibilitado el andar al cortarselas.. y si es verdad hay cosas antagónicas que no se pueden ser a la vez como lo de ateo y creyente.

A mi me gusta llegar al fondo de las cosas y por ejemplo lo del estudio de los protestantes y católicos es un buen ejemplo,pues si se hubiera dejado superficialmente parecería que los protestantes hubieran sido los más suicidas siendo que era todo lo contrario..Hay que ahondar en las cosas, muy bien.

Saludos

Hitos dijo...

Pues yo soy atea practicante. Y no es que practique el ateismo, es que (en ocasiones y bajo presión social) hasta puedo llegar a procesionar bajo palio.

Esto es solo para llevarte la contraria, jejejeje. Pero real, hay documentos.

Pantagruel dijo...

Anónimo, las variables cualitativas usualmente no se miden, se registran, y son fáciles de manejar cuando solo hay dos categorías, hombre-mujer, y más dificiles cuando hay varias, -pais de origen, etnia, y cosas así. Las variables que proponía Belén plantean un problema especial, pues varían en intensidad pero no tienen unidades de medida; para ellas se suelen utilizar las llamadas escalas analógicas: "dígame de 0 a 10 cómo de emocionado, o de estresado, o de enamorado, o de dolorido se encuentra", y así. No veo por ahora contradicción de base.

Es verdad, Esther, que hay que tener cuidado con las relaciones de causalidad: ni establecer falsas relaciones causa-efecto o de culpa, ni pasarlas por alto cuando existen.

Hitos, mándame una foto tuya bajo palio y la cuelgo, con el video de las habilidades manuales de Ricardo.

Quizás tienes razón, anónimo, en que se debe ser menos intervencionista, pero si no intervengo me aburro, y me aburren esos blogs donde la gente entra y felicita y saluda, y agradece la visita recíporca y así. Si no hay polémica, o al menos conversación pues mejor lee uno la prensa gratuita.

Hitos dijo...

Hitos bajo palio

Anónimo dijo...

Para que veas que que me parece muy bien que hagas lo que te plazca en tu blog, contribuyo a amenizártelo con otra intervención.

Lo de la medida de las variables cualitativas era broma (provocación) por mi parte y tu respuesta muy adecuada. No obstante me sigue resultando divertida la oposición conceptual de tipos de variables cuantitativas vs. cualitativas, dónde las primeras por principio deberían ser mesurables, para eso son cuantitativas, y las segundas se deberían resistir a ser medidas.

Pero, por añadir un poquito más de complejidad a la cuestión referiré que no todas las variables cuantitativas son mesurables, en tal caso hay que recurrir a otros fenómenos correlacionados para poderlas evaluar.

Para concluir, también disfruto yo con tus respuestas a los comentarios, sin las cuales tu blog perdería algo de su gracia (aunque mantengo que no es la práctica comúnmente recomendada).

ID

Joselu dijo...

Cuando iba a nacer mi hija mayor (tiene once años)leímos estupefactos que aquellas embarazadas que durante la gestación comieran pescado azul tenían muchas más posibilidades de tener hijos con un algo coeficiente intelectual. Te aseguro que venía avalado por una prestigiosa revista científica cuyo nombre no recuerdo. No te puedes hacer ni idea la cantidad de boquerones, atún, jureles y sardinas que hice comer a mi mujer. Estadísticas así se publican continuamente pero son absolutamente indemostrables por las razones que habéis expuesto y porque son puras tonterías. ¿Qué seguimiento se hace de los hijos? ¿Durante cuánto tiempo? ¿Qué comieron más sardinas o jureles? El método científico muchas veces es pura fantasmagoría. Por otro lado pienso que podemos participar de características contradictorias en nuestra personalidad. Unamuno mismo sentía un íntimo deseo de creer en Dios pero no podía, y tiene una hermosa oración del ateo. En cuanto a ser facha y rojo está a la orden del día. ¿Acaso eran sistemas en la práctica tan contrarios?
Me gustan tus intervenciones y la discusión, pero para ello hace falta ingenio del cual eres un buen exponente. Por cierto, me ha costado ver a la vieja. No sé por qué será.

Joselu dijo...

Donde dice "algo" quería decir "alto" como se puede fácilmente deducir.

Pantagruel dijo...

Hitos, ya he archivao tu foto. No vas exactamente bajo el palio, sino portándolo, pero hará una buena imagen en alguna entrada futura con otras imágenes de palios y bajo-palios.

A ver, anónimo, explícame eso de las variables cuantitativas no mensurables. No recuerdo quién -qué científico- dijo: "De nada me sirve lo que no puedo poner en números".

Joselu, dice el dicho -el tópico- que hay mentiras, grandes mentiras, y estadísticas. Ahora mismo hay en la tele un par de anuncios con publicidad francamente engañosa, uno el de Danacol y otro el de no se qué otro omega-3; presentan sus productos casi como medicinas para controlar el colesterol, la gente se lo cree y nuestras autoridades se quedan tan frescas.

Creo que efectivamente es posible ser rojo y facha a la vez, más dificil ateo y creyente, e imposible de ciencias y de letras. Por cierto, que tú, en tu blog, también eres -relativamente- "intervencionista".

Hitos dijo...

Panta, pixelea la cara de los otros no vaya a ser que me denuncien o algo asi (la mitad de las veces soy una miedica y la otra mitad me cago de miedo)

Shikilla dijo...

Partiendo de la base que no soy muy lógica y que, por tanto, muchos de mis razonamientos sean incorrectos, que además soy de letras y en mi caso sí se cumple lo que dices que no se puede ser de ciencias al mismo tiempo, que lo de rojo y facha tendría que matizarse mucho y explicar el concepto de cada uno para poder pronunciarme, y que veo a las dos , la vieja y la joven, en un espacio prudencial de tiempo, pregunto:

¿Uno puede ser facha, ateo y de letras?
¿Rojo, creyente y de ciencias?

A mí me parece que sí ¿no? Claro que como no soy lógica, lo mismo me equivoco.

Por cierto, yo veo bien que el autor del blog participe en los debates, los convidados de piedra aburren mucho, pero es cierto que es un arma de doble filo, puedes espantar o atraer lectores, en caso de que eso te preocupe, no creas que es mentira, a mí me ha pasado en cuanto toqué en mi blog la política, hubo gente que huyó despavorida. Pero no escribo para ser popular, sino para decir lo que pienso.

Saludos

Satine dijo...

Yo veo a las dos, si levanto la vista, veo a una jovencita con un cuello precioso, y si amplio mi óptica, veo a la señora mayor.
Seré muy rarita¿

Saludines

Anónimo dijo...

Lo he estado meditando un poquito para condensar. Pues bien, tienes variables cuantitativas que no son observables (el dinero negro) y otras que no son abarcables (la inversión fija colectiva) Y habrá otras especies. Las mencionadas pueden, a veces, ser medibles en sus variaciones lo que no es poco, otras veces tienes que mirar a otras correlacionadas (el volumen de edificación en la costa).

Sigo algo de broma.

ID

Pantagruel dijo...

Hitos, no te preocupes; si utilizo la foto enmascararé a los vecinos.

Shikilla, serían combinaciones de rojo-facha, ateo-creyente y ciencias-letras tomándolos de uno en uno o de dos en dos, si admitimos como posibles combinaciones tales como rojo-facha a la vez. La combinatoria no es lo mío, así que no se cuantas posibilidades saldrían; podrímaos jugar a encasillar en las distintas opciones a gente conocida: fulano es facha, ateo y de ciencias, o zutano es rojo-facha, creyente y de ciencias y así. No sé, no estoy seguro de que fuese útil, que bastante encasillados estamos ya.

No busco un blog de discusión política eminentemente, pero tampoco creo que haya que evitar esos temas; si la gente huye, qué le vamos a hacer; yo de momento no sé porqué escribo; supongo que fundamentalmente porque me distrae, y me entretiene la discusión que se pueda generar. Si no hubiera comentarios creo que me aburriría pronto.


Satine, con entrenamiento cada vez es más fácil pasar de la joven a la anciana y viceversa; lo que no es posible -salvo para Ricardo- es ver las dos imágenes simultáneamente, ver a la joven sin perder de vista a la vieja, aunque las he mirado ya tantas veces para comprobar que no estoy seguro.

Anónimo, de economía teórica o aplicada ni idea.

Buen día.

Pantagruel dijo...

Joselu, cuando vi por primera vez la imagen binaria no encontraba a la joven; dichoso tú.

panterablanca dijo...

No podemos ser lógicos contínuamente porque no somos ordenadores, pero eso a la vez hace que seamos mejores en el pensamiento abstracto. Por supuesto, hay gente más lógica que otra, pero seguro que no al cien por cien.
Del último dibujo te diré que he visto a la joven enseguida, pero que la vieja ha requerido más atención por mi parte. Pensé que se había ido,no la he visto hasta después de un buen rato ;-P
Besos felinos.

Pantagruel dijo...

Pantera, algún día hablaremos de nuestros dos cerebros, el lógico y el abstracto o intuitivo; eso da mucho de sí. Eres otra más con suerte, que solo ve juventud....