miércoles, 24 de septiembre de 2008

Dolores de cabeza y otros engaños y autoengaños

33 muchachas detrás de una mariposa blanca. Max Ernst, Thyssen, Madrid.

Cualquier jaquecoso que haya paseado por el Museo Thyssen habrá advertido lo bien que esta pintura de Max Ernst, presuntamente abstracta, refleja el aura visual que a veces precede al dolor. Sabemos que una vez más la iglesia se quiso apropiar de estas extravagancias de nuestro cerebro en el caso de la Monja Hildegard de Bingen (1098-1179). "Desde muy niña, Hildegard tuvo visiones, que más tarde la propia Iglesia confirmaría como inspiradas por Dios. Estos episodios los vivía conscientemente, es decir, sin perder los sentidos ni sufrir extásis. Ella los describió como una gran luz en la que se presentaban imágenes, formas y colores; además iban acompañados de una voz que le explicaba lo que veía y, en algunos casos, de música." (de Wikipedia)

Hildegard de Bingen. Visión
Hoy las visiones Hildegard se interpretan unánimemente como fenómenos migrañosos. Los sentidos nos engañan como quieren. Cerca del cuadro de Ernst está el "Último retrato", de Lucien Freud, cuyo significado yo interpreté malamente, porque no es lo que me pareció.

Último retrato. Lucien Freud, Thyssen, Madrid.

Nos engañan los sentidos, sí, y si no que se lo pregunten a este cavernícola, al que engañan vista, tacto, olfato, y finalmente, el gusto, pero que le quiten lo bailao.


P.S. Creo que mi chica, bicheando y trasteando los fondillos del PC, ha descubierto que escribo un blog. No le había dicho nada, en parte porque desconfío de que esto dure, y en parte porque prefería decírselo en todo caso una vez consolidado. Si es cierto que me ha descubierto, pues desde aquí un beso mu fuerte.

18 comentarios:

Malo Malísimo dijo...

Sin comentarios a lo de la Iglesia
¿para qué?
Genial la tira cómica.
¿quien se lo pasa mejor el dino o el cavernícola? ¿fue un flechazo?
¿del roce nació el amor? ¿Hubo descendencia?
Se Bueno y peca lo que quieras.

Borrasca dijo...

Vaya que nos engañan... jajajajaja

Lo de la corta duración de tu blog es una advertencia o una amenaza??? Espero que ninguna de las dos

Besos

Pantagruel dijo...

No he dado la referencia de la tira cómica porque no la conozco; arriba, a la izquierda, se lee "Schön Feucht", que supongo que será el autor. No he vuelto a saber nada ni del dino ni del colega, así que no sé si el asunto terminó en boda.

Ninguna de las dos cosas es, Borrasca, por ahora.

Pantagruel dijo...

Pues no, "Schön Feucht" no parece el autor. Son dos palabras alemanas que vienen a significar "maravillosa humedad" o "maravillosamente húmedo".

Susana dijo...

Pues sí, es cierto, los sentidos nos engañan. Ya lo dijo Descartes en sus meditaciones y lo comprobaron los primeros que asistieron a las proyecciones de los Lumiere, sobre todo a la de Llegada de un tren a la estación, cuando todos se levantaron de sus asientos aterrados creyendo que la locomotora iba a pasar por encima de ellos ( como ves yo siempre tiro un poco hacia lo mio, jajaja ).
Es curioso, pero mientras buscaba algo interesante para la conclusión del tema de Alfonso X me he encontrado con la monjita que mencionas y entro en tu blog y paf aquí me la encuentro otra vez.
Bueno, no me enrollo más. Muy divertida la tira.
Un saludo

Shikilla dijo...

Sufrí durante muchos años de migrañas, muy dolorosas, pero nunca en ninguna de mis crisis oí música, ni ví objetos de colores ni, por supuesto, oí voces.

No me hubiera importado en absoluto si con ello consiguiera llegar a ser la mitad de intelectual de lo que era la monja Hildegard que, entre otras cosas, luchó por la equiparación de los sexos en temas de fe, enfrentándose incluso a los representantes de la Iglesia de aquella época.

Pero me temo que mi jaqueca era vulgar y corriente, sin dejar de ser muy puñetera. Gracias a Dios, ahora es solamente un mal recuerdo.

Pantagruel dijo...

No todas las jaquecas se preceden de "aura", generalmente solo visual -las de Hildegard parecen ciertamente muy complejas-. En los jaquecosos que la tienen no aparecen en cada acceso de migraña. A veces hay "aura" que no se sigue de dolor de cabeza -eso me ha ocurrido a mí un par de veces-. No estoy seguro de que las migrañas con auras -simples o complejas- se asocien a capacidad intelectual superior, como la locura no se asocia más que raramente a la genialidad.

Por cierto, Hildegard estuvo propuesta para santa pero no llegó, aunque creo que aparece en los martirologíos. ¿Le quitaría puntos su feminismo "avant-la-lettre" :-?

Saludos.

Malo Malísimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Malo Malísimo dijo...

Migrañas, no, pero jaquetas por culpa de la puñetera sinusitis...
Ahora lo del aura si, sobre todo por la noche con cuatro o cinco copazos de más. ¿soy Santo o iré directamente al infierno?.
Sed Buenos y ...

Pantagruel dijo...

Malo malisimo, migraña es sinónimo de jaqueca, y ninguna de ellas tiene nada que ver con una sinusitis. Si algún faculativo te ha relacionado ambas cosas, cámbiate a otro.

Despues de unos cuantos copazos hasta las auras mas santas pasan desapercibidas, así que ya sabes; pero no te preocupes, que como dijo el otro, si hay un infierno allá nos veremos todos.

Paco Centeno dijo...

Pantagruel, Pantagruel, mucho sabes de salud. Al final vamos a saber todo sobre ti.
¿Están relacionadas con la circulación en el SNC?. Parece que el hecho de que la vascularización del SNC sea por endotelios cerrados está en el origen de las migrañas y sus consecuencias.
¿Hay que tener migrañas para hacer determinado tipo de arte?.
Saludos

Pantagruel dijo...

Paco, las especulaciones sobre la génesis de las migrañas pasan hoy por la teoría trigémino-vascular que implica interacciones entre determinadas áreas cerebrales implicadas en los mecanismos del dolor y las paredes de las arterias cerebrales, todo ello con repercusión sobre la actividad neuronal cortical que es lo que se percibe como "aura", con contenido distinto según el área cortical que se afecte. Hay mucho de neurotrasmisones en esto, y de hecho los triptanes, los medicamentos más específicos para la migraña (o jaqueca) actúan sobre determinados receptores serotoninérgicos bloqueándolos. A mí todo esto me parece un coñazo -con perdón-, o sea muy árido, pero como en todo, hay gente a la que le fascina. Prefiero otras cosas.

No creo que haya más relación entre migraña y arte que el hecho que he comentado de que pintores o escritores jaquecosos han representado las "auras" en sus obras. Hay muchos ejemplos, además de los ya citados Ernst y la monja. También parece que Lewis Carroll era migrañoso y de ahí las alucinaciones (o más bien ilusiones) de su Alicia. Hay cosas curiosas sobre esto en
http://www.migraine-aura.org

Hitos dijo...

Que pena, soy migrañosa con aura y ya pensaba que me podía dedicar al arte.

Pantagruel dijo...

Tu silogismo no es correcto: "la migraña no aporta nada relevante a un artista, soy migrañosa, ergo: no puedo ser artista". Así sí: "la migraña no aporta nada relevante a un artista, soy migrañosa, ergo: puedo ser tan artista como cualquier hijo de vecino". Ya ves

Hitos dijo...

Si que aporta, veo cosas que tu no ves. ¡Ea!

Pantagruel dijo...

Primero que te he dicho que yo, aunque no soy migrañoso, he tenido un par de veces auras visuales, escotomas centelleantes, o espectros de fortificación, que no se han seguido de dolor de cabeza. Segundo, que aunque no las hubiese tenido, están muy bien simuladas en la web que enlacé:

http://www.migraine-aura.org

así que poca ventaja te veo, salvo que tus auras sean tan floridas como las de Hildegard.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

pues es imposible borrar (es que soy muy tímido), bueno, da igual.