sábado, 13 de septiembre de 2008

...y Sevilla, ¡casi ná! Casi nada.

Un amigo de Sevilla piensa que ese mal sevillano consistente en creer que Sevilla es el ombligo del mundo, lo mejó, la ciudad más bella, es de los que -como el nacionalismo- se curan viajando. No solo porque al viajar se encuentren ciudades tanto o más bellas -Barcelona, Santiago, Badajoz, Praga, Florencia, Amsterdan, Estambul, Cartagena de Indias, por citar solo unas pocas-, sino porque cuando el sevillano -dice- es preguntado por su procedencia, y responde, no encuentra en general en el gesto del interlocutor envidia o arrobo, sino más frecuentemente un displicente "Ah", o en algunos casos un "and where is it?", traducible como "y eso, ¿por donde queda?'".

No dudamos de que Sevilla está entre las 200, o incluso entre las 150 ciudades más apetecibles del mundo -y adjunto algunas fotos que lo demuestran-, pero no es su ombligo. Cuando el sevillano entiende esto, se humaniza, y modula con más recato su expansivo acento "pazveguiano". Todos, entonces, nos encontramos más a gusto.




Buen finde a todos.

18 comentarios:

A. Sánchez dijo...

Ciertamente tienes razón, en que es un pequeño defecto el que tienen algunos sevillanos, y yo que viajo mucho a Granada, sé lo mal que sienta en esa ciudad y en otras de Andalucía. Copérnico, Galileo, Kepler y otros demostraron que la tierra no era el centro del mundo y no creo que se necesiten, a estas alturas, prohombres para demostrar lo mismo a los sevillanos, pero en verdad que es bonita su ciudad...y otras tantas más.
Saludos.

xhandra dijo...

Bueno voy a romper una lanza a favor de los sevillanos.

Yo estuve viviendo allí un año y hay de todo como en todas partes. Conservo amigos que ya quisieran muchos extremeños. Es cierto que se creen algo así como el ombligo del mundo, pero... es el defecto que tenemos todos!!! los de Zafra (donde vivo actualmente) se creen el ombligo del mundo (se llaman a ellos mismos "Sevilla la chica" para troncharse...), los de Madrid... también, los de Barcelona.. ufff ni hablemos, los de Buenos Aires.. eeeaaaa... que mi maridito es de ahí y creen que son el ombligo del mundo y que Dios nació allí.. jajajaaa!!!!...

Pero que no se ofenda nadie, no lo digo por criticar, lo que ocurre es que las raíces tiran mucho y de donde es uno, es el mejor lugar del mundo, el mejor aceite, los mejores amigos, la mejor fiesta, o no es así???...

Saluditos...

Pantagruel dijo...

Me alegra comprobar que, por ahora, nadie critica, ni se sorprende porque haya incluído Badajoz entre las ciudades más bellas del mundo.

Yo rompería mil lanzas a favor de los sevillanos, porque viví allí no un año, sino 17. Son buena gente, sí...

Shikilla dijo...

Pantagruel, es que Badajoz es bella en muchas cosas que, tal vez, no coinciden con el sentido de belleza que todos pensamos: bella en las gentes, bella en rincones. A mí me encanta y soy de Madrid, vivo en ella, y he vivido en muchas, incluida Barcelona.

Sevilla es una de mis ciudades favoritas, me encanta, Sevilla enamora en cuanto paseas por ella y si te enamoras en Sevilla...¡date preso o presa!. Claro que puede que no sea la ciudad más bella del mundo, pero te digo una cosa, cuando uno enseña su bebé a los demás, aún sabiendo los defectos que pueda tener, lo enseña pensando que es el más guapo del mundo mundial!!.

Un abrazo y he leído vuestro debate en mi blog, solamente comento aqui porque no quiero inmiscuirme, de momento, bueno, y porque voy a salir ahora.

Susana dijo...

Jajajaja, ese último sí me ha sonado a sorna, Pantagruel. Pienso como Shikilla que cada lugar tiene su encanto al igual que en cada país, región, ciudad o pueblo hay gente de todo tipo ( aunque ya se sabe lo que se dice de los andaluces y concretamente de los sevillanos ). Por lo tanto para gustos, colores y dejemos los tópicos atrás ( aunque yo reconozco que conservo unos cuantos de los que me es difícil prescindir ).
Y Sandra ni se te ocurra dudarlo, Dios nació en Buenos Aires y fue arrullado por un tango. Ave.

Pantagruel dijo...

Yo no pretendía abrir una causa general acerca de los sevillanos, ni revolcarme en el tópico, sino comentar ese mal del chauvinismo que muchos de ellos padecen en mayor medida que los ciudadanos de otras partes. 17 años en Sevilla dan para mucho bueno, y para mucho malo. En Badajoz, sin embargo, solo fueron unos meses, pero no se me va el encanto decimonónico del Perez de Ayala y la Plaza de San Francisco, o aquel parque tan sigiloso, que se llamaba de La Legión, pero creo que le decían de Las Viudas; por cierto, para llegar a él se pasaba junto a las ruinas de la plaza de toros, que creo que ya no existen, por oprobioso atentado contra lo que representaba para mucha gente.

No conozco Argentina, pero estoy seguro de que si dios nació en alguna parte fue allí, en Buenos Aires, y más si tú, Xhandra, lo confirmas.

Por cierto, el de la última foto con gafas, NO es el autor de este blog. Podría ser el hemmano de Alfonso Guerra, pero no creo que mantenga ahora, -las fotos son recientes-, una imagen tan idéntica a la que tenía cuando disponía de despacho en la Plaza de España.

Pantagruel dijo...

Shikilla, olvidé decir que ha sido un placer debatir en tu blog, y que a. sánchez es un gran polemista. Supongo que volveremos sobre ello, aquí o allí. Un saludo.

xhandra dijo...

Por favor, quién lo duda, Badajoz es lo mejor del mundo (jajajaaaaaaaaaaaaaaaa).

xhandra dijo...

Bueno, se me olvidaba. No sé si Badajoz será mejor o peor que otras ciudades, pero lo que sí os diré, es que cuando estuve viviendo varios meses en Italia no había nada que echara más de menos que mi tierra, su gente y la comida (sobre todo la comida...).

Pantagruel dijo...

Es cierto, en Badajoz se come... ufff. En el tiempo que viví allí comía en un tugurio que se llamaba El 101, o El 103, cerca de la Plaza Minayo, -no creo que exista ya- y todo me sabía a gloria. Ahora tengo pendiente el Aldebarán, ¿lo recomendais? Por cierto que corrijo, el teatro no es Pérez de Ayala, sino López de Ayala, creo.

Pantagruel dijo...

Para cerrar este asunto de la idiosincrasia de los de Sevilla transcribo un chiste tonto y prosevillano, de esos que circulan por la red:

Un sevillano llega al Baro (popular cervecería-marisquería que hay en Cádiz, para los que no son de allí) y se sienta en una mesa.
Llama al camarero y le dice:"Mi arma, ven Pacá". El camarero llega y le dice: "Aquí en Cádiz no se dice mi arma, así que no me vuelvas a llamar 'asín'. Puedes llamarme Jefe, Camarero, Quillo, pero mi arma... no lo vuelvas a hacer..."
El sevillano se empieza a cabrear y le dice: "Vale, Quillo, no pasa na. Porme una Servessita". A lo que el camarero le contesta: "Aquí en Cádiz no tenemos servessitas, te
puedo poner una cerveza, una caña, un tubo, un boc, pero una servessita... No".
El sevillano ya con un rebote de cojones le dice: "Joe, po porme una caña, Quillo. Y de camino tráeme unas Olivitas". El camarero mira al 'morsillón' con desprecio y moviendo La cabeza hacia los lados le dice: "Aquí en Cádiz no tenemos olivitas, te puedo poner unas aceitunas si quieres..."
El sevillano, ya aguantándose pa no lanzarse a por el camarero le dice: "Manda cojones el tío, po porme unas asseitunas..."
El camarero se va y le trae lo que le ha pedido. A la hora de pagar el sevillano paga al camarero y cuando le devuelve el cambio le dice: "Un segundo, que tengo curiosidad, aquí en Cádiz ¿cómo se
llama a los gilipollas?"
Y le contesta el camarero: "Aquí no
los llamamos, vienen ellos solitos por la autopista ..."

Paco Centeno dijo...

Viví en Sevilla cuando por un tiempo trabajé en el Instituto de la Grasa. Me enamoró esa ciudad.
¿Es pretencioso por tu parte incluir a Badajoz en esa lista o es provocación?. Me inclino por lo segundo. Badajoz, podría ser una de las mejores ciudades de España sino fuera por su gobierno municipal, que la postra y humilla cada día, dejando que su propia inercia al caos y a la suciedad la invada hasta el último rincón. Esta afirmación es mi responsabilidad aunque escrita en tu blog.
Un saludo

Herodes de la Bética dijo...

Buenas tardes. Sí, soy sevillano, mejor dicho, madrileño que lleva viviendo en "el ombligo del mundo" cerca de 17 años, y te puedo asegurar que cómo vivo aquí, no he vivido los cerca de 25 años que lo hice en Madrid. Te aseguro que no me arrepiento de vivir en una de las ciudades no más bellas de España, sino del mundo si me apuras, porque afortunadamente, he podido viajar y sopesar una a una cada ciudad visitada. Imagino que habrás tenido alguna mala experiencia, al menos es lo que me das a entender en tu entrada de tu blog. Pero bueno, como Joselito "el Gallo", dijo en su dia, "Hay gente pa tó", incluído los gilipollas que acudimos a la tacita de plata...
Un saludo. Y transcribo dicho comentario en mi blog, cómo contestación al suyo.

Zinquirilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zinquirilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pantagruel dijo...

http://es.youtube.com/watch?v=IQYPIP74ycY

Para distender el ambiente os ruego que escucheis otro cutre-chiste anti-sevillanos, esta vez contado por un granaíno; está arriba enlazado, si no funciona copiar y pegar en el navegador. Merece la pena oirlo si no lo conoceis.

Paco Centeno, te juro que incluir a Badajoz en la lista no es pretencioso, ni trata de ser provocador. En otros comments más arriba doy algunos detalles concretos de lo que me gustó de esa hermosa y agradable ciudad, desconocida, en la que solo viví unos meses, y hace ya bastante tiempo; me gusta Badajoz, y punto.

Herodes, los 17 años que viví en Sevilla dieron para muchas experiencias, buenas la mayoría, malas alguna, ¿como no? pero no creo que ninguna tan mala como para marcarme a fuego. Me gusta mucho Sevilla, y aun así no dejo de admitir que los sevillanos son un poco cargantes; ¿no serás tu sevillano converso? Yo nunca llegué a serlo, y no me digas que el chiste del camarero no tiene cierta gracia...

Zinquirilla ¿cómo podía dejar de enlazarte?

Herodes de la Bética dijo...

Espero que mi comentario, no se haya salido un poco de tono, y aceptes mis disculpas si ha sido así. Me gusta tu blog, y sobre todo su tinte polemista. No me gustaría perder un nuevo e interesante contacto. Un saludo.

Pantagruel dijo...

No he notado que tu tono fuese inapropiado, Herodes. Eres bienvenido en este blog, y seguiré pasando por el tuyo. Saludos.